Por qué HOY se volvió más importante contratar un seguro de vida.

Oscar Henríquez, Cofundador de Klare, nos cuenta su visión de los seguros de vida y de la importancia en las familias de hoy.

Generalmente, el evaluar contratar un seguro de vida siempre comienza con preguntas tradicionales: ¿Tienes hijos? ¿Estás casada o casado? ¿Tienes pareja? ¿Tienes a alguien que dependa de tu ingreso? Si contestaste sí a alguna de estas preguntas, probablemente necesitas un seguro de Vida.

Pero en este artículo, quisiera profundizar el porqué HOY un seguro de vida es algo mucho más importante para tu vida diaria, comparado con ayer.

Los Seguros de Vida

Hablar de un seguro de vida es, indudablemente, hablar de la muerte. De que ya no estarás aquí. Y eso, especialmente en nuestra cultura latina, es un tema Tabú o no muy frecuente. Es una conversación que nadie quiere tener y tampoco es el mejor tema para conversar con la familia. Pero es difícil negar que con todo lo que ha pasado y sigue pasando por el Covid-19, todos hemos pensado un poco más de que pasaría si me contagio, o de si alguien cercano se contagia. Y no hay que sentirse mal por hacerlo. Estamos fuertemente influenciado por todos lados sobre el tema. Basta con solo mirar los canales de noticias de cualquier rincón del mundo y veremos todos los días un contador de infectados, recuperados y de lamentablemente fallecidos. Algo impensado en este mundo moderno y “protegido”. Y eso, nos pone a pensar. Y toma más fuerza cuando escuchas que alguien cercano a tu círculo le ocurrió algo. O te hace recordar momentos complejos de la vida.

En mi caso personal, esto me paso hace muchos años atrás. Un gran amigo de mi padre falleció muy joven de un cáncer muy agresivo y repentino, dejando a su señora con 2 hijos: de 3 y 1 año respectivamente. Esa impresión y esa impotencia (yo habré tenido 13 años) me marcó en lo frágil que puede ser un plan de vida. Años más tarde, nuestro grupo de amigos sufrió la muerte de un amigo de universidad muy querido, todo esto de la noche a la mañana, por un accidente. Ambas situaciones me llevaban a las mismas preguntas: ¿Porqué? ¿Por qué ellos? ¿Qué pasará con sus familias? Y las respuestas, como un embudo, llevaban al mismo punto siempre: Así es la Vida. No tenemos control de lo que pasará, nos parezca justo o injusto. Todos tuvimos y tendremos grandes momentos y planes, que son lo que nos motiva a hacer las cosas y seguir creciendo, pero también habrán momentos duros, y eso nos hace darnos cuenta que no tenemos una bolita de cristal para ver si esos planes serán como los hemos pensado.

Una forma más clara y simple de ver las cosas.

La pandemia del Covid-19 nos hizo darnos cuenta de esta realidad, como un balde de agua fría. El mundo vivía en una era de preocupaciones livianas, por ponerle un nombre. Creo que nadie puede cuestionar que HOY pensamos muy distinto a lo que pensábamos hace unos meses atrás. HOY, valoramos más el tiempo de estar con nuestros seres queridos, de hacer esas cosas que siempre quisimos hacer y dejamos de lado, como aprender un deporte, viajar a ese lugar lejano, lanzarte con ese emprendimiento, a apreciar más esos momentos con nuestros padres, hermanos, hijos, amigos, familia. Valoramos otras cosas que habíamos dejado de lado por nuestra vida cotidiana.

Y también vimos cómo de un segundo a otro, nuestra estabilidad financiera se puede ver complicada, cambiando sin aviso esos planes futuros. El impacto en la vida de las personas por la cuarentena es enorme: negocios cerrados, personas sin trabajo, una nueva sensación de desconfianza y miedo, nos ponen a pensar en lo frágil que puede ser nuestra vida financiera, y de el valor de cuidarla y protegerla para el futuro.

No dudo que el mundo saldrá adelante, e incluso mejor que antes, al aprender de este golpe durísimo que nos dio el planeta de lo frágil que somos. Y esa fragilidad es la que nos deja pensando en que no tenemos el control total de nuestro futuro, y por eso el dejar un legado más sólido en lo personal y financiero a nuestras familia se vuelve importante.

Eso es un seguro de Vida: un legado para los que más quieres. Es asegurar el futuro y los sueños de esas personas que son importantes en tu vida y que dependen o dependerán de tí a lo largo de los años. Es un acto de generosidad, de auto cuidado y auto protección, si lo quieren ver desde un ángulo distinto. Es un salvavidas para que hagas todas esas cosas que querías hacer teniendo el respaldo de que si algo te ocurre, ese legado estará protegido.

El motivo de nuestro primer seguro y de Klare

Por todo esto es que creamos Klare.cl. Diseñado en esta nueva realidad, que nos invita a pensar más en lo que realmente importa y para que hagas lo que realmente quieres hacer, en un formato que te cuida al ser digital, pero que te permite tomar esas decisiones importantes con tu familia, y conversar estos temas.

¿Te gustó este artículo? Compártelo en: